Y por supuesto, el 15m

Artículo de la categoría Opinión
MAY
28
2011

Como muchas otras personas he quedado profundamente conmovido al ver cómo iba emergiendo la denominada spanishrevolution, un hito social que forma ya parte de nuestra #Historia. Releyendo mis escritos veo que puede parecer que la estaba prediciendo. Nada más alejado de la realidad: me ha sorprendido como a la mayoría. Creo que mis ideas iban más en la línea del deseo, de la necesidad que en mi opinión la #Sociedad iba teniendo, que no en el descubrimiento de una revolución incipiente. Releyendo a Juan Freire, por ejemplo, sí que veo frases premoditorias:

¿Y de donde viene todo esto? Mi opinión sobre todo lo que he ido leyendo y aprendiendo es la siguiente:

La circunstancia: La gran crisis económica

La gente está más crispada que nunca y tiene motivos para la queja. A pesar de lo que puedan pensar los marxistas más convencidos, el trabajo, alrededor del cual el comunismo quería hacer girar toda nuestra vida te aliena, te hipnotiza, te acomoda y consigue absorberte tanto que al final no tienes más pensamientos ni más temas de conversación que las visicitudes de tu entorno laboral. Ahora hay mucha gente sin trabajo. Esto lleva a que muchos tengan algo muy valioso: tiempo, para pensar y para actuar.

El facilitador: Internet

La gente está más conectada que nunca, la información viaja a tiempo real a cualquier parte del mundo, la comunicación es muy fácil, muy rápida y masiva. Quien quiere se puede enterar de casi todo. Y en concreto, los gestores de redes sociales (en especial, Twitter, Facebook y la incipiente Lorea), han permitido la organización de grandes grupos a la velocidad del relámpago.

El detonante: La ley Sinde

Cuando una ley absurda, inútil e injusta como la que pretendía restar derechos civiles en pro de circunstancias de favor para unas pocas multinacionales de la industria cultural, de la noche a la mañana se aprueba, cuando parecía moribunda, empiezas a dudar sobre la pureza del sistema. Poco a poco empiezas a ver hilos de marioneta y manos negras (no lo digo por Barack Obama ;D) que mueven el teatro de nuestra civilización a su capricho y antojo. Fue entonces cuando emergieron movimientos como Democracia Real Ya o No les votes, a favor de la pluralidad #Política y en contra de los abusos de poder de determinados partidos políticos mayoritarios.

La experiencia: La primavera árabe

Túnez y Egipto mostraron el camino a seguir para que la ciudadanía pudiese ser respetada como lo que es, al menos en un estado democrático: la soberana. En Occidente hemos aprendido cómo se hacen las cosas para arreglar problemas de peso en nuestro país. Allí hacían falta cambios importantes, pues ni siquiera gozaban de un estado democrático y libre. Y los líderes principales han tenido que dimitir ya que no tenían la simpatía del pueblo, que les veía como dictadores. Aquí tenemos toda una serie de derechos garantizados, pero aún así la lucha es necesaria.

La oportunidad: Las elecciones

En España, en 2011, van a ocurrir dos de las grandes “fiestas de la democracia”: las elecciones municipales (este pasado 22 de mayo) y las generales (para finales de año). Es el momento en el que la clase política se acuerda de la ciudadanía. Ahora están más atentos que nunca a lo que podamos necesitar y a la vez están más temerosos de actuar en contra nuestra.

Epílogo a modo de conclusión
“El 15m es consecuencia, entre otras cosas, del #Software_libre”

Es una opinión muy personal y atrevida, pero creo que lo que estamos viviendo no es más que la consecuencia de nuestro avance tecnológico. Muchos informáticos lo vieron claro desde el principio, al comprobar cómo era de fácil replicar el producto de otro. El mundo científico deja claro que el trabajo conjunto y la aportación de muchas manos y muchas cabezas mejora el conocimiento conseguido y los resultados al aplicarlo son mucho mejores. Además, ya desde las inicios de Internet en el CERN, en el año 1991, Tim Berners-Lee y sus colegas sabían que tenían entre manos la mejor herramienta de comunicación jamás creada por el hombre. La cultura se encontró un oceáno digital por el que navegar y se fue extendiendo al resto de parcelas de la sociedad. Entonces se liberalizó, se volvió democrática y esto lleva a que nuestra manera de organizarnos sólo pueda ser libre y horizontal.

“El 15m es consecuancia, entre otras cosas, de nuestra buena educación”

De pequeños nos enseñaron a compartir, a respetar los turnos, a escuchar a los demás, a ser tranquilos y no exaltarnos con cualquier cosa, a no perder las formas, a que con la violencia no se consiguen las cosas. He criticado mucho a esta sociedad nuestra en la que falta el respeto y la #Educación. Corrijo entonces. Quizás no aplicamos las cosas que sabemos, pero tenemos un sistema social para la educación muy bueno, porque como se demuestra en las diferentes acampadas, la gente, “incluso la gente joven”, sabe vivir en sociedad, de forma madura y respetuosa. Estamos muy bien educados, aunque nos empeñemos en no demostrarlo.

“El 15m va de participar, va de democracia”

Para algunos el 15m es una oportunidad para maleantes, vagabundos, “perro-flautas” (curiosa expresión ligada para siempre al movimiento). Sí, pero la mayoría de personas que están detrás son personas comunes, aseadas, educadas, incluso algunas forman parte de cuerpos de seguridad, tienen trabajo y un nivel académico superior. Hay jóvenes y ancianos, hay autóctonos e inmigrantes. Quienes lo vanalizan o lo critican demuestran de forma patética su conformismo, o peor, su simpatía por las dictaduras. Creo que no es una cuestión de izquierdas o de derechas, nadie las quiere, ¿no? Este movimiento no es de nadie ni para nadie. Es de todos y para todos. Es muy difícil hacer en poco tiempo un sistema diferente de organizar las sociedades. Pero quizás, sólo quizás, las macroestructuras que tenemos montadas para considerarnos civilizados ya no sean tan necesarias y todo pueda ser mucha más sencillo. No hables del 15m en tercera persona, porque te afecta a tí personalmente. No te lo quedes mirando desde lejos. No es tan difícil entenderlo. Aunque estés en contra, participa. De esto va el movimiento.