Puntos o Centros

Artículo de la categoría Opinión
ENE
29
2010

A menudo los #Telecentros tienen la nomenclatura “Punto”, para indicar que es un lugar de acceso a las tecnologías digitales, de encuentro social, de inicio de actividades de tipo comunitario, … No sólo pasa en la Xarxa (Red) Òmnia, compuesta de Puntos Òmnia, sino también en la Xarxa (Red) PuntTic, y por ejemplo, en la ciudad de Barcelona, con los Puntos Multimedia del distrito de Sants-Montjuïc. En una de las jornadas de la Internet Social, promovidas por la Generalitat de Catalunya y que de alguna manera suponen el encuentro anual de los diferentes técnicos de los telecentros de la Red Òmnia – PuntTic nos regalaron el libro Suturando la brecha digital. Se trata del trabajo final de un proyecto coordinado por Gabriel Rissola que quiere estudiar cuál es el impacto que los telecentros europeos tienen en la sociedad y si consiguen alcanzar sus objetivos de inclusión de las personas en la llamada Sociedad del Conocimiento, respetando sus necesidades y su diversidad. Hay muchas cosas interesantes en el libro (como una relación de buenas prácticas llevadas a cabo en diferentes países), pero ahora me quiero fijar sólo en una cuestión.

Una de las lecciones más interesantes del trabajo que he encontrado es la diferencia de lo que llaman PAPI (Puntos de Acceso Público a Internet) y CAPI (Centros de Acceso Público a Internet). La diferencia radica en que los Puntos son aquellos telecentros en donde la gente (los usuarios) disponen libremente (no siempre de forma gratuita) de máquinas informáticas con acceso a Internet, sin el apoyo estable de una persona (técnica) que los acompañe y les ayude. Sería el caso de muchas bibliotecas, estaciones de trenes o incluso aeropuertos. En cambio, para Centro debemos entender aquellos telecentros dirigidos por un técnico que no sólo acompaña al usuario, sino que estudia el entorno en el que se encuentra el espacio, lo dinamiza, y plantea las actividades más convenientes para alcanzar unos objetivos (generalmente de tipo comunitario) y conseguir así una mejora en la calidad social del territorio en el que se inscribe.

Resulta curioso que después de algunos años de la publicación de este libro (2007), aún en las redes de telecentros mencionadas se siga hablando de Puntos cuando está claro que deberían ser Centros. A veces te regalan libros porque quien lo hace, se lo ha leído, la ha gustado y te propone su lectura porque cree que te gustará. Pero en esta ocasión parece que nos la han regalado para que nos lo leamos nosotros, ya que ellos no se lo han leído.