Mundos virtuales desde el diseño

Artículo de la categoría Opinión
MAR
7
2010

Aunque ya había hecho alguna prueba tiempo atrás, mi interés por los mundos virtuales es bastante reciente. Como mucha gente, primero entré en Second Life, donde tuve la suerte de encontrarme gente que me hizo de guía. Después vendrían otros espacios, como el OSGrid. Mi objetivo era saber las posibilidades del metaverso en cuestiones educativas. En este sentido me ayudó mucho conocer el trabajo de Ruth Martínez.

Así el día 1 de marzo me disponía a asistir a una conferencia que se hacía en el Cibernarium de Barcelona sobre #Mundos_virtuales con el título “Interrelaciones en tiempo real y redes sociales: realidad virtual y Second Life“. Estaba presentada por Roc Parés y Kenneth Russo, que son profesores de diseño y comunicación visual. En la conferencia nos reunimos estudiantes y profesionales de muchos sectores: desde el diseño, la educación, las tecnologías digitales en general, el interiorismo, … Y me sabe mal por los ponentes, pero creo que ha sido una de las peores conferencias en la que he estado nunca. De hecho, más de la mitad de la asistencia se marchó en algún momento dado. Debe ser duro ver que hablas y la gente se va en masa. Tal y como se quejó un asistente, el problema fue que el título y la sinopsis de la conferencia no se ajustaba al contenido posteriormente expuesto. A mí personalmente, me decepcionó mucho ver que más de la mitad de la conferencia era una explicación del currículo de los ponentes.

De todas formas saqué una serie de conclusiones interesantes y por lo tanto puedo decir que valió la pena ir. Roc Parés criticó la tendencia que hay en Second Life (y en otros metaversos) de mimetizar la realidad. Y así, cuando se diseña una sala para dar conferencias virtuales normalmente no se descuida el mínimo detalle, incluso se colocan micros cuando realmente no hacen falta. De hecho no serían necesarias ni las sillas, ni las tarimas, ni las paredes. Reconozco mi extremismo, pero quizás ni siquiera harían falta los avatares, pero dejémoslo aquí. Kenneth Russo nos mostró un espacio que había creado, realmente transgresor, donde incluso se rompían las coordenadas espaciales. Ambos ponentes valoraban la aportación creativa (los inventos y experimentos) que se hacen desde el arte contemporáneo y sirven de obra artística, pero también de reflexión para ver de qué manera podemos innovar y hacer cosas realmente importantes y diferentes en estos escenarios. O sea, como podemos sacar el máximo partido de los mundos virtuales, para los fines que queramos, especialmente para experimentar.

Second Life como lugar de experimentación … Se me ocurren un montón de cosas que podríamos probar en estos espacios: nuevas formas de educar y de aprendizaje, nuevas formas de hacer prácticas sociales, nuevas formas de organización humana en muchos niveles … Desde que estudio la teoría del conectivismo de Siemens, cada vez estoy más de acuerdo en que las tendencias excéntricas (tanto en el sentido geométrico como social de la palabra) son la pieza clave de la evolución de los sistemas. Cuidar de la ortodoxia da pureza al conjunto, pero tarde o temprano se produce el colapso, y sus elementos deben encontrar nuevas fuentes energéticas y/o informativas. Así pues, desde aquí quiero agradecer a Roc Parès y Kenneth Russo que me hayan hecho ver nuevas realidades relacionadas con el mundo digital, y cuando me encuentre conceptualmente estancado ya sabré que de vez en cuando vale la pena echar un vistazo a las últimas creaciones del arte contemporáneo. ¡Seguro que algún artista “loco” me acaba encendiendo la lucecita!