Divulgación y popularización

Artículo de la categoría Opinión
AGO
16
2010

Miguel Ángel Sabadell hace en la revista “Muy Interesante” (núm. 351, año 2010) una reflexión sobre estos dos conceptos, a raíz de las voces críticas (eternas) que recibe la publicación porque se considera que hace una difusión de la #Ciencia de baja calidad o directamente poco digna. Tal y como él comenta se puede difundir la ciencia de estas dos maneras:

  • Divulgación: es la difusión que hace un científico frente a un público interesado y más o menos acostumbrado (o incluso experto) a la temática que se explica.
  • Popularización: es la difusión que hace fundamentalmente un periodista especializado frente a un público más profano en la materia o poco interesado de entrada.

Para hacer una buena difusión, por ejemplo en cuestiones científicas, concluye Miguel Ángel, se necesitan ambas actividades. Su revista hace una labor de popularización, como otros medios hacen un trabajo más divulgativo.

Me parece muy interesante (valga la redundancia) este artículo porque creo que a los que nos dedicamos a temas tecnológico-digitales, pero desde una vertiente socio-educativa, nos pasa lo mismo. Cuando hago un curso de iniciación, lo primero que les digo a mis alumnos es que no les enseñaré informática. Mi misión es hacer una promoción de lo que representa la tecnología digital en general, y en concreto el uso del ordenador y de Internet, pero para un uso cotidiano y personal. No tengo que explicar la ciencia en sí, como sucedería en una academia o en la Universidad.

Nosotros debemos buscar los caminos que acercan #Sociedad y #Tecnología. Sobre esta última, nuestro objetivo es observar y vigilar cómo evoluciona. La importancia de nuestra tarea radica en ser capaces de hablar de estos temas pero desde un punto de vista mucho más global que el empresarial: reconozco su trascendencia, pero a veces parece que sea el único punto de vista a considerar, el económico. Debemos comprobar que esta evolución permite la adaptación de la sociedad de una manera menos traumática. A veces, además, hace falta pedir una pausa para que mucha gente no se quede fuera de juego. Otras, tenemos la obligación de criticar los caminos que lleva la tecnología porque no serán buenos para conseguir una sociedad sana y feliz.