El conectivismo

Artículo de la categoría Opinión
AGO
29
2009

Durante mucho tiempo las instituciones educativas han basado su modelo aprendizaje en las teorías constructivistas. El conocimiento no es objetivo sino que se produce mediante un proceso activo del estudiante, que recrea el mundo y lo construye de forma idiosincrásica, para finalmente comprenderlo y poder interactuar con él. No sé si fue la manera de aplicar esta filosofía o la misma filosofía constructivista la que me resultó empalagosa, ya que continuamente observaba como el modelo no daba buenos resultados, el fracaso escolar era mayor y los estudiantes, en general, tenían cada vez peor nivel académico. Un día hice una búsqueda simple: “más allá del constructivismo”. Y en seguida apareció un nuevo concepto: el conectivismo.

El conectivismo como nueva teoría del aprendizaje fue desarrollado por George Siemens, director adjunto del Centro de Aprendizaje de Tecnologías de la Universidad de Manitoba (Canadá). Como experto en la materia, veía que las teorías principales del aprendizaje: el conductismo, el cognitivismo y el constructivismo no se adaptaban bien a la complejidad y la nueva situación que se estaba generando en torno a la incorporación de las tecnologías digitales. Son teorías que no explican demasiado bien, por otra parte, el aprendizaje que se produce de forma externa a la persona, por ejemplo, en las organizaciones. En general, Siemens cree que se vuelven teorías débiles porque no dan valor al conocimiento aprendido, sino el proceso de adquisición.

Para mí, los postulados más destacables del conectivismo son los siguientes:

  • El aprendizaje y el conocimiento dependen de la diversidad de opiniones.
  • El aprendizaje no es un proceso de adquisición de conocimiento sino de conexión constante y actualizada de nodos de información, ya que las situaciones que es necesario afrontar varían también constantemente.
  • El aprendizaje no es exclusivo de los seres humanos sino que puede ser artificial (por ejemplo, una base de datos).
  • Ante un entorno constantemente cambiante, los conocimientos más excéntricos son los que permiten adaptarse mejor al medio, ya que los concéntricos redundan sobre una solución a una situación que ya no es actual.
  • La decisión de que hay que aprender cosas nuevas ya es una experiencia de aprendizaje en sí misma, porque sale de la evaluación de un estado de conocimiento que no es ni satisfactorio ni suficiente para encarar los problemas actuales.
  • Es más importante saber lo que podemos llegar a aprender que nuestro estado actual de conocimiento.

El conectivismo tiene como base la teoría del caos y de la complejidad, los sistema auto-organizados, y los estudios de las redes neuronales. Siemens habla de toda una serie de implicaciones de esta nueva teoría que van más allá de la #Educación, como las cuestiones de liderazgo y administración de grupos y organizaciones, o los medios de comunicación. A pesar de las críticas a la teoría (empezando porque quizás no es exactamente una teoría), creo que puede ser muy interesante ver de qué forma se crean nuevas experiencias formativas a través de los postulados del conectivismo. Mi principal crítica, sin embargo, es precisamente a la inversa. Creo que el conectivismo puede ser mucho más ambicioso y ampliarse para llegar a explicar el funcionamiento en red de muchas de las realidades que componen nuestro mundo. La primera, nosotros mismos, como nodos que forman una red de personas, una #Comunidad. Será cuestión de estudiarlo más detenidamente.

Referencias: