Competencias digitales

Artículo de la categoría Opinión
JUL
22
2010

Jordi Adell, profesor de #Tecnología y #Educación en la Universitat Jaume I de Castellón establece en este vídeo las fases en la integración de la tecnología digital en los centros educativos. O sea, las diferentes etapas de adaptación de los profesores y el alumnado ante la incorporación de nuevas infraestructuras de tipo digital:

  1. Acceso: Conocer su uso. Se tarda más o menos un año.
  2. Adopción: Hacer lo mismo, pero sin ningún tipo de innovación didáctica. Ejemplo: Utilizar el cañón de luz y una presentación a modo de pizarra (ahora digital).
  3. Adaptación: Hay una integración tecnológica en las prácticas tradicionales, pero con un aumento de la productividad, el ritmo y la cantidad de trabajo. Ejemplo: en lugar de utilizar la libreta, los alumnos escriben con un procesador de textos.
  4. Apropiación: Hay una experimentación sobre nuevas maneras de trabajar didácticamente con la aplicación de la tecnología de forma que se crean ejercicios que sin la tecnología no serían posibles. Ejemplo: hacer una excursión con GPS y cámara digital para completar visualmente la ruta realizada.
  5. Innovación: Hay un uso de la tecnología para crear algo diferente que nadie ha hecho hasta ahora. Ejemplo: la WebEarth de Jordi Vivancos.

En mi opinión, estas fases de integración de la tecnología no son exclusivas del mundo escolar, sino que son aplicables al mundo empresarial, al personal y al comunitario. La #Sociedad entera está viviendo como poco a poco la tecnología se convierte en un elemento más de la cotidianidad. El problema es saber exactamente en qué punto de asimilación estamos en cada momento. En muchos aspectos, a pesar del año en el que vivimos, nuestra relación con la tecnología es casi una anécdota. Un ejemplo: la Administración. A menudo vamos a hacer unas gestiones y vemos como los funcionarios tienen que trabajar (o trabajan, que igual es cosa de ellos) aún pidiendo fotocopias o tienen sistemas electrónicos desfasados. ¡La hoja de calcar todavía está encima de la mesa de muchos de ellos! Muchas cosas deben cambiar, pero tiene que haber voluntad de cambio. De todas formas la crítica primera tiene que venir de nosotros mismos. No se trata de adaptar la tecnología porque sí, sino, bajo unos parámetros de moderación, por las enormes ventajas que reportan en nuestro día a día. Así, dime tú ¿en qué fase estás?