Primeras experiencias con robótica

Artículos
Fuente: xarxaomnia

Finalmente he conseguido en el trabajo un kit de robótica y ya he podido hacer actividades reales más allá de las simulaciones y las acciones bajo metodología CS Unplugged. El kit es de la marca MakeBlock y en concreto son dos mBots y un Ranger.

Primero decir que ambos modelos de robots tienen unas características similares, pero el segundo cuesta el doble. Vienen con unos programas establecidos que ya permiten experimentar con ellos: seguimiento de un circuito, evitación de obstáculos, y sobre todo, control remoto. Pero sólo representan una pequeña parte de lo que se puede hacer con estas máquinas. La robótica no tiene mucho sentido sin la programación (quizás hablar de electrónica y de cómo funcionan mecánicamente las máquinas industriales o los electrodomésticos). Con la programación se pueden trabajar más conceptos como el pensamiento computacional, y permite interaccionar mucho más con los robots. Por lo tanto, básicamente con la robótica lo que hacemos es mejorar la experiencia de la programación. Estos kits son plenamente compatibles con dispositivos móviles y cara a trabajar más extensamente con ellos disponen de software de creación con base Scratch.

En cuanto a actividades a realizar se puede empezar por plantear su montaje como una actividad en sí misma. Parece de entrada una excentricidad pero el hecho es que los alumnos, independientemente de su edad, género o procedencia, disfrutan de una experiencia muy interesante y divertida:

Adultos montando los robots

La mayoría de propuestas educativas que he encontrado en torno a estos kits hablan de ingeniería. Son temáticas que pueden encajar perfectamente con las actividades que se desarrollan en los centros educativos o los telecentros como el mío. Sirven básicamente para saber cómo funcionan muchas cosas de nuestro entorno. Por ejemplo, una actividades que ya he realizado es programar los robots para que detecten la proximidad de un obstáculo y emitan un sonido más largo o más corto y repetitivo en base a la distancia detectada respecto del obstáculo: se trata de un sistema similar al que tienen los coches para facilitar el aparcamiento.

Pero aparte de la ingeniería, la robótica puede ser útil para trabajar otros conceptos dentro de temáticas más sociales y por qué no decirlo, psicológicas. El control remoto de los mBots permite trabajar aspectos como la orientación y el juego de puntos de vista que diariamente debemos poner en práctica en nuestra relación con el entorno físico y social (¿hacia la izquierda desde mi punto de vista o el punto de vista del robot?). Y gracias a sensores como el de seguimiento de líneas se puede dotar a los robots de "comportamiento", como que reaccionen cuando se encuentren ante un precipicio.

Un robot con "vértigo"

Encuentro limitaciones en el uso de los robots, pero se debe tener en cuenta que frente al aprendizaje y la adquisición de valores sociales, tal vez no es necesario finalizar los proyectos y dejarlos simplemente como prototipo. A menudo lo más importante es saber esquematizar lo que queremos trabajar con los robots, porque es en ese momento cuando salen los aspectos primordiales a debatir y de los que aprender.

Esquema de cómo sería un sistema de demanda de auxilio de un robot a otro

A modo de conclusión debo decir que gracias a esta primera experiencia puedo aconsejar, si alguien tiene intención de pedir o de adquirir robots de la marca MakeBlock, que se centre en los mBot. Tienen mejor precio y prácticamente hacen lo mismo que los Rangers. Éstos es verdad que disponen de más puertos (enchufes para conectar sensores), y algún sensor extra, pero que frente a una iniciación en el uso de la robótica para asuntos educativos no valen la pena. Además, estos sensores extra se pueden comprar e incorporar a mBots básicos sin problemas de compatibilidad. Sobre los elementos extras, hay que decir que me ha resultado muy interesante el módulo de display que permite darle cara y expresión al robot. Con otros sensores como los de presencia, detección de sonido o de colores, seguramente se podrán hacer proyectos más ambiciosos.

Sea como sea, veo que la robótica educativa se puede introducir fácilmente incluso ante cualquier tipo de alumnado ya sea como experiencia puntual o dentro de talleres y cursos de edición y creación digital.