Confinado con Enrique Dans

Artículos
Fuente: mangasmartin

"El futuro es la posibilidad de poder plantear, con los medios actuales, un consenso mundial ante una situación de emergencia"

Enrique Dans en su primer libro me hizo reflexionar mucho sobre mi futuro laboral y reavivó en mí una llama que llevaba tiempo allí pero escondida discretamente en forma de ganas por emprender y montar mi propio negocio. Después de diez años llega a mí su segundo libro Viviendo en el futuro y me ha tocado en plena crisis sanitaria confinado (afortunadamente) en casa.

Me ha sorprendido el tono que ha tomado esta vez el autor, ya que si bien esperaba saber más sobre los últimos avances tecnológicos que están transformando la sociedad, el eje vertebral de su explicación ahora gira en torno a una cuestión trágica: estamos llegando a un punto de no retorno que acabará con la civilización humana. El libro, publicado en 2019 antes de que apareciera la crisis vírica actual, augura que la contaminación y sobre todo, la sobre-explotación de recursos hará que nuestro mundo entre en situación de alarma por colapso total.

El Apocalipsis según Enrique Dans también deja entrever momentos de enorme desempleo con muchas personas que perderán sus trabajos porque serán sustituidas por máquinas, robots o simplemente, por algoritmos. Se generarán muchas profesiones nuevas relacionadas con la tecnología o que tendrán la tecnología como base fundamental, pero la gran pregunta es, ¿todos estos puestos de trabajo nuevos compensarán las bajas que habrá?.

Pero no todo son malas noticias. La tecnología no está demostrando ser tanto maligna como podría parecer y, del mismo modo que no vemos mal el uso de excavadoras porque quitan trabajo a gente que trabaja con palas, tampoco debemos ver el uso de nuevas máquinas para a hacer el trabajo de muchas personas pero con más eficiencia. Seguramente avanzaremos hacia modelos de retribución mínima, o sea, dar a la gente un mínimo de economía para subsistir, sin necesidad de trabajar. La mayoría de gente, igualmente, trabajará y todo no será un desastre. Ahora bien, ¿de dónde sacaremos todo el dinero necesario para sufragar estas rentas? ¿Los robots tendrán que pagar impuestos o con esta fiscalización provocaremos la fuga de empresas? La humanidad habrá pasado de una economía basada en la carencia a otra basada en la abundancia con todo lo que ello representa. Desde mi punto de visto, que ya no hay que competir más.

Vivimos ahora mismo una situación histórica. Volvemos a estar ante una guerra mundial. Pero por primera vez el enemigo no es un país en concreto o una organización terrorista. Por primera vez todo el mundo tiene un mismo enemigo. Y no hay nada que haga más unión que tener un enemigo común. Vivimos unos días extraños en los que la sociedad está definiendo cómo será su futuro inmediato. Y lo está haciendo sin líderes, con gente que simplemente sabe lo que hay que hacer y lo hace. El teletrabajo, la domotización, las compras on-line, las muestras de solidaridad, la educación basada en el conocimiento crítico, la auto-organización, la ayuda mutua ... serán conceptos que creo y espero veremos cada vez más, se harán normales, y no seguirlos será considerada una actitud despreciable.